Últimos temas
» What do you want [Damien N. Ivanshkov]
Dom Oct 19, 2014 5:42 pm por Damien N. Ivashkov

» REGISTRO DE MOROIS & ELEMENTOS
Lun Oct 13, 2014 8:48 am por A. Davina Ivashkov

» REGISTRO DE IDENTIDAD
Lun Oct 13, 2014 8:47 am por A. Davina Ivashkov

» REGISTRO DE GRUPO
Lun Oct 13, 2014 8:46 am por A. Davina Ivashkov

» REGISTRO DE PB
Lun Oct 13, 2014 8:45 am por A. Davina Ivashkov

» You´ll can´t be perfect [Davina Ivashkov]
Lun Oct 13, 2014 8:05 am por Gael Ellaury

» Anastasia Tatia Vassilieva ID
Miér Oct 01, 2014 10:56 pm por Eternal Sacrifice

» When lights go down || Nikolaj
Dom Sep 28, 2014 11:24 pm por Nikolaj A. Petrov

» Tutorías {Aimeé Kózlova}
Dom Sep 28, 2014 11:02 pm por Nikolaj A. Petrov

Banners
Essential
Staff
Credits

Don't you remember the monsters? || Damien

 :: Pasillos

Ir abajo

Don't you remember the monsters? || Damien

Mensaje por Simone Shumway el Lun Jul 28, 2014 9:04 pm

Un gran escalofrió recorrió mi cuerpo cuando el lujoso coche atravesó las puertas de la academia  y, por primera vez, no se debía a las gélidas corrientes del invierno. Estaba impactada y no precisamente porque, probablemente, ese coche fuera más caro que la casa en la que vivía. No, si no por las vistas del histórico centro, pero sobre todo, estaba aterrada por lo que significaba aquel establecimiento, quien residía en él y aguardaba por mi llegada. Todavía no estaba segura, dudaba y desconocía las razones que me habían hecho abandonar el hogar en el que tanto me necesitaban. Parece ser, que en algún momento de mi existencia, decidí que viajar hasta el lugar más remoto de Montana para coexistir bajo el mismo con centenares de Moroi y Damphir era lo correcto. Toda mi vida había destinada a tratar con ellos, pero en ese mismo instante, desearía que no fuera así. Pocas y breves habían sido las veces que me había  con ellos. Nunca me había agradado su presencia, probablemente eran imaginaciones mías, pero no podía evitar pensar que, en algún lugar de su siniestra mente, era su cena.

- Esperemos que esto salga bien - Murmure para mis adentros antes de abrir la puerta para apearme del coche. Por suerte no estas sola, pensé cuando di un par de pasos y así pude dejar el espacio suficiente para que uno de mis compañeros abandonara el coche. Tome una gran bocanada de aire y saboree por ultima vez la seguridad del exterior que me alejaba de ellos.

[...]

Las presentaciones fueron rápidas. Tan pronto como entramos al despacho guiados por un miembro de aquella institución, pudimos salir acompañados de otro. Eso, en cierta parte, me gustaba, no malgastaban su tiempo en palabras que realmente nadie necesitaba oír, pero aún así fueron la mar de educadas. La parte incomoda venía cuando era un moroi el encargado de mostrarme donde estaba mis aposentos - ¿Sabes? No hace falta que te asegures que llego sana y salva - Trate de decirle de la manera más educada que prefería perderme e ir sola que con él - Tan solo dime las indicaciones y podre encontrarlo. De verdad, ya tienes ganada la chapa al mejor alumno.
avatar
Simone Shumway
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 26/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you remember the monsters? || Damien

Mensaje por Damien N. Ivashkov el Mar Jul 29, 2014 7:50 am

El día anterior había recibido lo que creía que era una carta de la corte, pero estaba equivocado. La cortesía de las palabras, bien escogidas, le daba a entender que no procedía de su familia. Damien había sido escogido para asistir a una reunión. Tanto secretismo no hacía más que despertar su curiosidad, por lo que se presentó en la dirección del colegio a la hora acordada. Por lo que vio, no era el único moroi que estaba allí y, de hecho, le extrañó que no estuviese su hermana entre tanta realeza. De hecho, no había ningún Dhampir que fuese estudiante. En cuanto el propósito de la reunión se desveló, sus ojos se agrandaron bastante. ¿Alquimistas? ¿En St. Vladimir? Por lo que había leído sobre ellos, rara vez se relacionaban con moroi y dhampir, aunque hiciesen un gran servicio ocultando los cuerpos de Strigoi. Pero ellos solo eran un peón en aquel juego de ajedrez y, como era obvio, no le iban a explicar a unos alumnos que hacían allí. Simplemente teníamos que enseñarles la academia y llevarles hasta sus dormitorios. Nadie más conocía de su llegada hasta el momento hasta que se hiciese el anuncio y, para quedar bien, habían escogido a miembros de la familia real para hacer el trabajo, por lo que se sintió importante, aunque ya lo fuese de por sí.

[…]

Esperó junto a sus compañeros en una pequeña sala,  ataviado con el uniforme del colegio. Los avisarían cuando fuese su turno. Poco a poco, fueron saliendo uno a uno a medida que un alquimista salía de dirección. Suponía que no había un viaje muy cómodo, tal vez algunos no hubiesen visto a un moroi en su vida. Procuró no preocuparse y no hacer preguntas indiscretas. Cuando la chica salió, sonrió con un simple “bienvenida” y le hizo señas para que le siguiese. El que la chica tuviese apariencia de moroi no evitó que Damien intentase fijarse en el tatuaje dorado que debía llevar en la cara, pero intentó hacerlo con discreción.

Cuando estaban cerca del pasillo de los aposentos, pudo notar por sus palabras que la chica no estaba muy cómoda. Era normal ante lo desconocido.- No me hace falta ninguna chapa.- se paró un momento y miró a la chica.- Sólo estoy haciendo mi trabajo. -Tenía las manos agarradas hacia detrás. Intentaba adaptar una posición que no la intimidase.- Por cierto, soy Damien Ivashkov.- se colocó a su altura y le extendió una mano, quería hacerle ver que ella no era tan diferente de él.
avatar
Damien N. Ivashkov
Moroi
Moroi

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 24/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you remember the monsters? || Damien

Mensaje por Simone Shumway el Mar Jul 29, 2014 6:41 pm

Por primera vez, deje rehuir su mirada y me obligue a mirarle a los ojos. No parecía la propia reencarnación del mal, pero no estaba dispuesta a dejarme engañar por esa encantadora apariencia. No podía olvidarme que él, como cualquier otra criatura de su especie, necesitaba de sangre para continuar viviendo y precisamente, no era una sangre cualquiera, era sangre humana. Me gustaría saber en que estaban pensando nuestros superiores cuando permitieron que esto pasara, pero ya estaba ocurriendo. Debía afrontarlo, seguir adelante y realizar mi trabajo, aunque para eso primero tuviera que tratar con él para poder instalarme.

Trate de cambiar el chip y tome una gran boca nada de aire. Observe como se aproximo demasiado cerca para mi gusto y extendió su mano en señal de paz. Me costo, malgaste al menos unos diez segundos mirando su mano antes de hacerlo, pero lo hice. Alargue mi brazo y, rápidamente, estreche su mano con el mismo sentimiento que debe tener un ratón cuando es tentado por el aroma a queso de una trampa mortal. - Simone, todo un gusto - Le conteste controlando mi voz,ues pretendía aparentar estar más segura de lo que estaba.

El tiempo se hizo eterno en ese pequeño silencio y de una forma humillante seguía sujeta a su mano. No quería parecer arisca al apartar la mano tan rápidamente, pero estaba consiguiendo resultar toda una idiota de esa manera. Finalmente, solté su mano y con una diminuta sonrisa rompí el hielo - Uhmm... Así que I-ivaskoff ¿No? - Trate de pronunciar su apellido, pero no parecía ser americano y, probablemente, lo había pronunciado mal. - Debes de ser algo importante por aquí, lo deduzco por  la manera que dices tu nombre. Seguro que esperabas que lo reconociera - Le dije divertida porque la forma en el que funcionaba su mundo no era igual a nuestro. - ¿Podemos empezar ya? - Aquella pregunta era una de lo más resignada. Prácticamente estaba diciendo : Haz lo que quieras, no me voy a quejar.


Última edición por Simone Shumway el Miér Jul 30, 2014 12:10 pm, editado 1 vez
avatar
Simone Shumway
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 26/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you remember the monsters? || Damien

Mensaje por Damien N. Ivashkov el Mar Jul 29, 2014 7:31 pm

Esperó un momento a que le estrechase la mano, sabía que aquello no debía de ser fácil para ella, quizás incluso era la primera vez. Para él también era la primera vez. Aun así, no se rindió y esperó hasta que ella se lo pensó mejor y decidió darle la mano.  Ahora que estaba más cerca de ella pudo verle perfectamente el tatuaje. Sonrió para sí mismo con satisfacción, ya había conseguido lo que quería.
Pasó unos segundos apretándole la mano, y no pudo evitar reír por lo bajo, ya que ella todavía no se la había soltado. Pensó que tal vez ella se hubiese esperado este momento de otra forma, quizás que los morois eran más temibles, o se los habían descrito de otra manera, o que tal vez al tocarlos le pasaría algo. Quien sabía las patrañas que le habían contado de su raza. Pero seguían ayudándoles.

-Ivash-kov.- pronunció en perfecto ruso, dando a entender que, efectivamente, no era de allí. Podía decir que se había sentido bastante ofendido por sus siguientes palabras, como si le hubiesen clavado un puñal. No reconocía su apellido, a pesar de que la última reina hubiese tenido el mismo. Realmente no sabían nada de a quienes protegían, por lo cual le asombraba más su lealtad; pese a que muchos alquimistas habían sido obligados a hacerlo, Damien no creía que todo el mundo lo hiciese de buena gana.

Volvió a colocarse en su posición y a mirar al frente.-El venir a una Academia como ésta ya te hace importante de por sí.- no le iba a dar el gusto de hacer ver que había herido su orgullo.- Si quieres saber algo de mí, solo tienes que preguntar. Tal vez entonces puedas saber porque digo mi nombre entero.- la retó mirándola a los ojos, los tenía también claros, como los suyos.- Los pasillos son bastante largos; las habitaciones de los moroi se encuentran en una ala, y las de los dhampir en otra; también hay una especie de toque de queda, aunque nadie en verdad se lo toma en serio.- sonrió, esperando que se entendiese indirectamente a lo que se refería. Aunque fuesen humanos, no tenía pinta de ser mucho mayor que él.- Luego están las de los invitados, que es donde os han asignado de momento. Supongo que estaréis igual de cómodos, podeis visitarnos si teneis alguna duda o cuando queráis.- el chico dudaba que, si alguna de esas cosas pasaban, acudieran a ellos o incluso, que quisieran pasar tiempo con ellos.
avatar
Damien N. Ivashkov
Moroi
Moroi

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 24/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you remember the monsters? || Damien

Mensaje por Simone Shumway el Miér Jul 30, 2014 1:57 pm

Tal como había previsto, la corrección del estudiante de St. Valadimir no se hizo esperar. Aquel apellido, extrañamente familiar en sus labios, provenía del exterior y su fuerte acento llego a ser de lo más llamativo. Por un instante, quise imitarlo, pero me convencí a mi misma de lo contrario porque volvería a pronunciarlo mal.  No tenía pensado ofenderle, mi intención iba más allá de eso, pese que a lo mejor debería haberme resignado a seguirlo en silencio, pero en su ojos claros pude ver un pequeña llama. Un desafió, un reto o un juego, sea lo que sea estaba dispuesta aceptarlo. - Entonces, supongo que he tenido mucha suerte de que nos hayan llamado - Replique con una sonrisa a juego con la ceja que se alzaba tentadora en su dirección. - Estoy aquí, eso me hace  importante ¿No? -  Añadí perspicaz, contenta, pero sobre todo más segura porque empezaba a ganar terreno. Si este fuera un partido, íbamos dos a uno.

Tímidamente, aunque realmente incomoda una vez más, oculte el dorado signo de identidad de todo alquimista. Quizá debería estar acostumbrada, no era la primera vez que sentía como la gran marca que se encontraba en medio de mi rostro me robaba parte protagonismo, pero no soportaba de sentirme observada y tampoco las recurrentes miradas del Moroi hacia esa parte de mi rostro. Jamas llegaría acostumbrarme. Sin ella sería una chica totalmente normal. Eso estaba claro, incluso allí, rodeada de miles de  esas criaturas, no destacaría en nada más que en mi pequeño tamaño sino fuera por aquel tatuaje hecho por los elementos. Entonces asentí, aunque no hubiera prestado toda la atención debería, de ser así, tal vez hubiera percibido parte del verdadero mensaje y no hubiera realizado esa pregunta estupida -  ¿Y que hacéis entonces? - Llegue a comprendedlo pocos segundos de escupir esas palabras.- Ah, Ehm... creo que no necesito saberlo - Añadí rápidamente para solucionar aquella metedura de pata. Eran muchas las posibilidades de que me hubiera equivocado en mi pensamiento, pero intuía por donde iban los tiros. No obstante, fue tarde.

Íbamos empate, dos a dos, acaba de marcar gol en mi propia portería.
avatar
Simone Shumway
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 26/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you remember the monsters? || Damien

Mensaje por Damien N. Ivashkov el Jue Jul 31, 2014 7:31 pm

-Hombre, si estás aquí es por algo, por lo que tu papel es importante. Además, aunque nunca nos veais , nos protegéis en cierto modo.- de cierta forma la estaba halagando, algo parte del encanto natural de Damien, y la chica parecía tener carácter, aunque todavía no lo mostrase-quizás porque se mostrase aún algo incómoda o porque nunca había estado tan cerca de un moroi y no sabía cómo reaccionar. Tenía pinta de que su apellido le había llamado la atención, al menos la parte que se refería a la pronunciación.- No lo termines como una f, primer error de principiante en ruso.- explicó al ver que se había quedado pensativa. Ambos habían entrado en un pequeño juego, cuyo fin era desarmar al otro con la oratoria. Pero todavía no había comenzado a usar el sarcasmo y la ironía, en los que era experto.

Simone lo pilló mirando el tatuaje y lo ocultó más, pero no dijo nada. Sonrió.- no es algo de lo que te tengas que avergonzar.- se limitó a decir, quizás estaba acostumbrada a que sus compañeros alquimistas se lo viesen ya que tenían el mismo, pero los demás no. Le enseñó una de sus manos he hizo que apareciese una pequeña bola de fuego, del tamaño de una pelota de tenis.- son cosas que nos señalan quien somos.- tal vez no había sido adecuado hacer aquello, quizás se asustara. Se sorprendió ante su pregunta y respuesta, ya que había entendido mal sus buenas acciones, aunque no pudo evitar soltar unas carcajadas ante su pregunta sin sentido. ¿Qué iban a hacer adolescentes aburridos de la escuela por la noche? En cuanto luego entendió que se había equivocado, movió las manos de un lado al otro para que se le fuera aquella idea, o la que suponía que había pensado.- Algunas veces damos fiestas, o …yo que sé, ver un película – aquello era más improbable que la primera acción, pero no se ocurrían más planes.- solo lo he dicho por si quieres conocer a gente. No tienes pinta de ser la típica que se encierra en su habitación.- podría haberse precipitado, pero era algo que había supuesto.
avatar
Damien N. Ivashkov
Moroi
Moroi

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 24/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you remember the monsters? || Damien

Mensaje por Simone Shumway el Dom Ago 03, 2014 10:36 pm

Encogí mis brazos con cierta modestia y con el único objetivo de restarle importancia. Puede que sus palabras no resultasen ser totalmente inciertas, pues en alguna ocasión había llegado a ese mismo punto de vista, pero realmente creía que nuestra misión era mantener evitar que los humanos conocieran el secreto. Ellos no debían conocer lo que nuestras labios no eran capaz de contarles. Eso sería demasiado peligroso, era prioritario que todos esos lugares de la sociedad moroi siguieran siendo para ellos meros centros privados de enseñanza. No me gustaría imaginar el caos que se desataría si los humanos actuarán bajo el miedo y atacaran a las criaturas que hasta entonces creían por leyendas, pero sobre todo a los strigoi. Se derramaría mucha sangre y nuestras vidas no volverían a ser lo que habíamos conocido. Probablemente, el mundo tampoco lo haría.

No estaba segura, probablemente, algún humano trataría de aceptar a esa parte que parecía civilizada, pero carecía de duda alguna en que aquella parte terrorífica de ellos, esa que les obligaba a saciar su sed de sangre, doblegaria a su moralidad al igual que a mi. Justo ese mismo momento,  realmente en el fondo, evitaba buscar la comisuras de sus labios por una gota de sangre que tan solo mi enfermiza mente pudiera imaginar. — Supongo que no es lo mío— Musite cuando el chico inició sus pequeñas clases de ruso. Especialmente lo hice para obligarme a cambiar de tema en esa conversación que tan solo se podía escuchar en mis adentros, pero bien sabía que la moral no era una voz difícil de silenciar.

Supongo que no pude callar más mis pensamientos cuando hizo un comentario al respecto e incluso hizo una pequeña demostración de magia. Era la segunda vez que apreciaba algo como aquello, pero aún así fue igual de alucinante como extraño. Gua, fuego.... La sorpresa ameno mi pequeño enfado con el mundo, pero aún así mi voz sonó irritada  — Debe ser fácil cuando cierras la palma de la mano y esta desaparece ¿No? — Replique a mi compañero  y di un paso enfrente — Es más fácil cuando tu verdadero yo se puede esconder entre esos labios y no entre una mata de pelo ¿Te gustaría que todo el mundo pudiera ver tus… colmillos? — Escupir esa ultima palabra casi me hace temblar.  Aparte la mirada de él tan solo un instante, pero pude apreciar como la había cagado en tan solo tres pasos.

— Lo siento. — Logre a decir entre la vergüenza de saber que había empezado mal. — Eso de la película suena bien... — Comente lo primero lo que se me paso por la cabeza.

El ruso, los chicos y probablemente los moroi, no eran lo mio.
avatar
Simone Shumway
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 26/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you remember the monsters? || Damien

Mensaje por Damien N. Ivashkov el Lun Ago 04, 2014 12:22 pm

-Si quieres te puedo enseñar, ya sabes…- no estaba dando nada a suponer, pero sabía que los Alquimistas viajaban mucho, allá a donde los enviaban. Siempre tenían que obedecer a sus superiores. Pero cuando vio que no tenía mucho interés, decidió dejar el tema a parte.

Vio que la había tomado desprevenida, además de que era obvio que ella no sabía que elemento el manejaba. Pero no se esperaba que respondiese como lo hizo más adelante. Quizás que saliese corriendo, sí, eso hubiese sido algo más normal. En cambio, la chica pareció enfurecerse, echándole en cara sobre todo aquello que podía ocultarse, dando a entender que su enfado venía por el tatuaje.- Vaya, si que tienes carácter.- afirmó Damien mientras hacía lo que ella había dicho; cerró su palma y, simplemente, el fuego se disipó.- Siempre te lo puedes maquillar, aunque veo que no lo has hecho.- allí tenía una solución fácil, si lo que quería era que no se fijasen en ello. Decidió tomarse con calma la situación y no perder los nervios, por lo que su tono de voz no varió del normal.- No te voy a decir que no es algo útil. – hizo que sus colmillos saliesen y se los enseñó, como si fuera una clase y él fuese el profesor. Al igual que antes, se estaba arriesgando a que ella se alejase, pero no le importó.- Así estamos empate.- dejó los colmillos fuera, que eran fáciles de esconder, ya que no sobresalían al cerrar la boca. Se quedó pensando un momento.- Aunque siempre podría usar la compulsión para que no se fijasen en ellos.- se llevó una mano a la barbilla. En verdad era una broma, pero si en algún momento tenía que usarla, la usaría.

Ella se arrepintió tan rápido como pudo después de soltar todo aquello. Su enojo había disminuido y logró disculparse.- No pasa nada. Vale, eres impulsiva.- afirmó moviendo la cabeza arriba y abajo. Frenó de golpe y no pudo hacer otra cosa que reír cuando ella habló sobre la película. Le pareció gracioso su cambio de humor y que, simplemente, hubiese obviado lo que le hubiese dicho sobre fiestas y se hubiese centrado en la película. Sin embargo, no dijo nada.

-Ya estamos.- la habitación de Simone estaba al final del pasillo. Damien era el que tenía las llaves, pero por un momento decidió que tampoco quería invadir su espacio. En cambio, se giró antes de abrir y le tendió las llaves.- Trae. Abre tú.- le echó un vistazo a su equipaje para que se lo tendiese y se lo llevase él, aunque a lo mejor le molestaba.
avatar
Damien N. Ivashkov
Moroi
Moroi

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 24/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you remember the monsters? || Damien

Mensaje por Simone Shumway el Mar Ago 05, 2014 8:59 pm

El Moroi sacó los dientes, literalmente. No es que hubiera tratado contraatacar agresivamente. No, en su mandíbula se podían encontrar dos incisivos blancos y, por más de un segundo, tuve la misma mirada que debe de tener una víctima ante el ladrón que pretende desvalijar todas sus cosas de valor. El miedo estuvo presente, pero sus colmillos consiguieron su propósito de llamar la atención. Dejar de mirarle era prácticamente imposible ¿Cómo podría dejar de mirar alguien que poseía algo amenazador? No obstante, lo logre. Buscando fuerzas y reuniendo una confianza bastante optimista pude volcarla hacia sus pies. — No se trata ganar. Solo… pff déjalo — Le conteste sin levantar la vista del suelo, solo faltaba un rubor en mis mejillas y que tuviera un par de años menos para que pareciera que acaba de verle en pelotas. Por suerte no era así. Por desgracia, era peor.

La razón volvió según las aguas volvieron a su cauce.. Supongo que la gente puede hacer lo que quiera, es libre y pese a que sus miradas pueden llegar a ser de lo más molestas, jamás iba a quejarme. Tan solo me limitaba a cubrir discretamente su foco de la atención y con ellos esperaba disuadirlos. Podría utilizar otros métodos, pero como el Moroi había dicho… esto, osease el tatuaje, formaba parte de lo que era. Quisiese o no, me ganaba la vida como alquimista. La marca formaba parte del trato firmado con tierra y agua además de sangre. Bueno, quizá sangre no. Sin embargo, no era la razón por la cual había perdido parte del control, sobre todo aquel caso en particular. Había explotado por… ¿Todo?

Suspiré aún más exhausta. Ojala mi problemas fueran tan sencillos como para saber qué mierda tenía que hacer para solucionarlos. No, al parecer nunca podría ser así, estos constantemente tenían que acumularse de la misma forma que lo hacen las gotas en un vaso de cristal, poco a poco hasta llenar el vaso. Problema a problema hasta llegar el punto de saltar por pequeñas cosas como aquella. — No tiene gracia — Le dije un poco reacia a reírme, pero al final acabe haciéndolo de todas formas. Oculte mis ganas de llamarle idiota por hacerme reír y en lugar de eso le di razón.  —Quizá sí lo sea.  No es fa… nada  —Solté esas palabras interrumpidas con un suspiro. Casi estuve lo suficiente cómoda como para querer contarle mis intimidades a una de esas criaturas, pero mi orgullo me dijo que lo mejor era no hacerlo.

Su voz me hizo volver en sí, había estado tan distraída en nuestro pequeño paseo que apenas pude darme cuenta que la puerta que tenía justo a mi derecha era la mía. Era de una madera elegante.   — Demasiado para mi gusto — Dije más para mi misma y  tome la llaves que me había ofrecido mi futuro vecino. Abrí la puerta y me pare a mirar tanto a las llaves como a mi ligero equipaje. ¿Qué debía decirle? — ¿Quieres... ya sabes, entrar?
avatar
Simone Shumway
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 26/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you remember the monsters? || Damien

Mensaje por Damien N. Ivashkov el Miér Ago 06, 2014 12:08 pm

Escondió sus colmillos mientras ella aceptaba sus llaves. Tal vez por el momento era mejor ‘aparentar’ ser ‘normal’ y no hacer que tuviese miedo, algo que parecía haber divisado en sus ojos cuando los había sacado. Aun así, le sonrió cuando ella, después de tan largo camino, se rio. Bien Damien, tiene pinta que nos estamos ganando su confianza, murmuró su conciencia, si es que tenía una. Y pese a que se quedara a mitad de la frase, entendió que era muy pronto para hablar de otros temas.

Estaba tan absorta que casi no se dio cuenta de que se habían parado.- Es de lo mejorcito que hay por aquí.- se limitó a responder mientras había la puerta; se dio cuenta entonces de hasta qué punto los alquimistas preferían pasar inadvertidos. Damien no esperaba ser invitado, simplemente había intentado ser cortés durante el camino, que era lo que se le había ordenado, aunque no iba a negar no sintiese curiosidad por Simone. Puede que fuese esa la razón por la cual aceptó su oferta.- Tranquila, no somos como los vampiros de algunos los libros. No hace falta que nos inviten para entrar.-puede que no fuese adecuado utilizar la palabra ‘vampiro’, pero había leído mucha literatura sobre ellos. Al fin y al cabo, se habían basado en ellos.

Damien ya había estado en las habitaciones de los invitados, cuando, desgraciadamente, habían venido sus padres. Era una estancia bastante amplia, rectangular, con grandes cristaleras con cortinas que no dejaban pasar la luz para los Moroi. En la medio, contra una pared había una cama con dosel, y cuadros y algún que otro sillón se repartían por toda la habitación, con una decoración que recordaba al siglo XVIII o XIX. Al otro lado había un acceso a un baño, de la misma decoración, y con bañera y ducha. Se acercó a una mesa próxima, para dejar la bolsa de Simone, ya que no le había dicho donde dejarla.

Tras un momento de silencio, decidió romper el hielo. Dejó atrás sus buenos modales y se tiró sobre la cama boca arriba, apoyando los brazos detrás de la cabeza. Cerró los ojos por un momento.- La buena vida.- suspiró, aquello le recordaba a la vida en la corte. Luego, miró a Simone y sonrió, a ver como reaccionaba por tomarse tantas confianzas.
avatar
Damien N. Ivashkov
Moroi
Moroi

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 24/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you remember the monsters? || Damien

Mensaje por Simone Shumway el Jue Ago 07, 2014 3:41 pm

Aquella invitación fue meramente cordial.  Realmente esperaba que captará aquella timidez o indecisión como una indirecta, pero… no lo hizo. Era normal, le había abierto las puertas de la habitación y directamente preguntado por ello ¿Qué otra cosa se podía leer entre líneas? Nada.  Si alguien tenía la culpa de algo esa era yo, puesto que debería haber sido más clara o quizá saber mentir mejor, ambas opciones eran correctas. Podría haber utilizado cualquier excusa sobre el viaje, estas hubieran quedado perfectas, pero ¿Lo hice? Obviamente, no. El joven Moroi no hubiera atravesado la puerta como si fuera el dueño del lugar de ser así.  Sin embargo, no era una verdadera molestia, tras observar la intimidad que ocultaba entre sus fauces, poco me importaba ya que se tumbara en mi nueva cama.

— Créeme cuando te digo que lo sé —  Contesté finalmente a su ingenioso comentario con una pequeña risa en mis labios. Empezaba a caerme bien después de todo, pero no completamente. Siempre encontraba un pequeño deje que me hacía retroceder y me recordaba que no podía confiar en él. Quien sabe, tal vez eran mis instintos de supervivencia que gritaban desde mi interior por correr lejos de allí.— ¿Sabes? De ser así, probablemente, hubiera traído en esa maleta un arsenal de ajos y agua bendita para acabar con cien como tú.—  Mis labios volvieron arquearse tan pronto como articule esas palabras. Aproveche el momento y me acerque donde encontraba el dicho objeto. Abrí la cremallera y saqué lo primero con lo que se toparon mis manos: Un sujetador. Instantáneamente sonreí y, a los pocos segundos, me reí para ocultar la ligera vergüenza que había sentido al enseñarle al moroi esa prenda de vestir tan íntima.—  Como verás, dudo que con esto pueda hacer mucho — Murmuré justo antes de volver a darle la espalda y guardar en mi maleta ese sujetador blanco que hacía unos meses había pensado que tan mono.

Me volví a mirarle, seguía allí tirado como si esperara alguna reacción o algo más que probablemente no era capaz de captar.— ¿Quieres que te traiga algo para que estés más cómodo? —  Mi interés obviamente era irónico. — No sé.... uhmmm ¿Algún cojin? ¿Alguna almohada? ¿Un cáliz lleno de sangre?  ¡Tu solo pide! — El tono de mi voz dejaba bastante claro que estaba bromeando, pero por si acaso me encargue de lanzarle uno de mis pijamas para dejarlo más claro. — Ponlo debajo de  la almohada ¿Quieres? Ah y no me deshagas mucho la cama, tengo la manía de no dormir en una cama mal hecha.
avatar
Simone Shumway
Alquimista
Alquimista

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 26/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you remember the monsters? || Damien

Mensaje por Damien N. Ivashkov el Jue Ago 07, 2014 8:47 pm

Tuvo la tentación de abrir su equipaje para ver si no estaba bromeando, aunque fuera obvio que lo estaba. Pero ella se le adelantó, y la comodidad de la cama le hizo olvidar todo lo demás. Le estaba resultando bastante extraño que ella estuviese cómoda alrededor de él, ya que, aunque los protegiesen, los veía como monstruos. Pero se sorprendió cuando fue un sujetador. Eso sí que era confianza.- Creo que vas un poco deprisa.- bromeó tras ver la prenda. Por un momento quiso decir literalmente lo que sus palabras decían, por lo que sonrió y se acomodó aún más donde estaba. – Hombre, puede hacer mucho…de alguna forma.- volvió a  lucir aquella sonrisa encantadora por la que todas caían rendidas de forma indirecta. Obviamente no era tan fácil que ella cayese en esa trampa que eran sus comentarios, pero por alguna razón esperaba alguna reacción que le diese alguna pista sobre ella; cómo era, sus gustos etc…

-¿Puedes traerme un vaso con hielos, por favor?- aunque ella estuviese en broma, él lo decía en serio. Sacó una petaca del bolsillo interno de la chaqueta del uniforme y abrió el tapón, dejándolo en la mesilla. A continuación, bebió sin vacilar, y resopló cuando terminó mientras nota como el alcohol bajaba por su garganta.- Hombre, lo del cáliz de sangre tampoco es mala idea. RH0 negativo.- miró la tapa de su petaca e hizo un pequeño puchero. Esperaba que aquello la hiciera sentir incómoda, simplemente porque le gustaba ver que le tenía miedo, cuando en verdad Damien era bastante…’inofensivo’ si se podía decir así. Con un gesto de su mano, hizo que unas velas que estaban esparcidas por la habitación se encendiesen.- Esto lleva mucho tiempo cerrado, un poco de buen olor no viene mal.- cogió al vuelo el pijama que ella le lanzó y lo observó por un momento. Lo desplegó y se dedicó a examinarlo.- Vaya, no me esperaba que cogieras tantas confianzas conmigo tan pronto como para enseñarme tu ropa interior y la ropa con la que duermes. ¿Me estás sugiriendo algo?- alzó una ceja hacia ella y sonrió de medio lado, pero hizo lo que le había pedido y guardó el pijama debajo de la almohada. Sabía que las relaciones entre alquimistas y moroi o dhampir estaban prohibidas, tanto que los enviaban a centros de re-educación. Vaya estupidez, pensó.Se acurrucó un poco más pero no se metió dentro, si no que se quedó encima de la colcha.
avatar
Damien N. Ivashkov
Moroi
Moroi

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 24/07/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you remember the monsters? || Damien

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 :: Pasillos

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.